" /> Más de cien estudiantes participaron en el primer encuentro de forjadores ambientales de Hualaihué | Incar

Cerca de 150 estudiantes y una veintena de profesores de establecimientos educacionales de Hualaihué, se reunieron el 20 de agosto en Caleta El Manzano, para participar en el primer encuentro de forjadores ambientales de la comuna. Son niños y jóvenes que participan en grupos o talleres dedicados a realizar actividades relacionadas con temáticas ambientales.
La jornada se realizó en el marco del proyecto “Fortalecimiento de la capacidad de adaptación en el sector pesquero y acuícola al cambio climático”, que ejecuta la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura y el Ministerio del Medio Ambiente, junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La iniciativa se implementa en Caleta El Manzano en estrecha colaboración con la Municipalidad de Hualaihué.
El tema central del encuentro fue el cambio climático, estimulando la reflexión y la implementación de acciones de adaptación, a través de actividades teórico-prácticas guiadas por profesionales de distintas instituciones como el Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (INCAR), co-organizador del evento, NIVA Chile, Centro Acuícola Pesquero de Investigación Aplicada de la Universidad Santo Tomás, Laboratorio de Pesquería de la Universidad Austral de Chile, Centro de Estudio y Conservación del Patrimonio Natural (CECPAN) y SERNAPESCA.
El alcalde de Hualaihué, Freddy Ibacache, destacó la realización del encuentro y la participación masiva de estudiantes, ya que “cualquier iniciativa que queramos hacer en nuestra comuna parte por los niños y niñas. Antes no había iniciativas relacionadas con el medioambiente en los establecimientos educacionales, o eran muy escasas. En cambio, hoy ellos están en contacto con los problemas que afectan al medioambiente. Van a tener una tremenda responsabilidad para que cuando sean adultos produzcan el cambio, y ya lo están haciendo, estando presentes en esta actividad. Queremos que cuiden su comuna ayudándonos desde sus casas, con sus familias y profesores”.
En la misma línea, el Oficial de Pesca y Acuicultura para América Latina y el Caribe de la FAO, Alessandro Lovatelli, manifestó que “para lograr el cambio se requiere un compromiso individual y colectivo. En este sentido espero que los niños y niñas refuercen su compromiso y continúen con esta gran misión de cuidar y mejorar su entorno, que se transformen en embajadores a cargo de traspasar a los demás la importancia de vivir en un ambiente saludable”.
Y agregó, “como FAO estamos presentes porque este tipo de iniciativas demuestra que en Caleta El Manzano y en la comuna de Hualaihué se tomó conciencia que llegó el momento de actuar”.

Talleres prácticos
Divididos en grupos en el encuentro se realizaron una serie talleres prácticos, aplicando la observación, registro y monitoreo de variables para la valoración del entorno y sus especies.
“El objetivo fue traspasar conocimientos y aplicar distintas metodologías científicas de manera sencilla y en un lenguaje amigable, para que entiendan qué es el cambio climático y asuman que es una realidad, y que Chile será uno de los países más afectados con ello. Hubo un grupo, por ejemplo, que trabajó con cartografía, otro abordó el tema de la basura. INCAR realizó un taller de monitoreo ambiental aplicado a la pesca y acuicultura”, expresó Pablo Carrasco, Encargado de Vinculación con la Sociedad del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (INCAR).
“El objetivo es que lo aprendido pueda ser aplicado en el mediano plazo y no quede solamente como una actividad puntual, sino que las distintas escuelas puedan proyectar y aplicar los conocimientos que se les entregó en los talleres. Esperamos y así se refleja en la motivación que hemos percibido, realizar un segundo encuentro el próximo año”, finalizó.

Experiencias en escuelas
La Escuela Caleta El Manzano, anfitriona del encuentro, ha potenciado en el último año la reflexión y realización de distintas actividades que sensibilice a la comunidad sobre el cambio climático y el cuidado de su entorno.
Así lo planteó su director, Fabián Altamirano. “Estamos involucrados en el trabajo del proyecto que está implementando FAO en la caleta, y este año en la escuela se le ha dado mayor importancia al tema medioambiental, gracias al trabajo del grupo de forjadores ambientales. Son alrededor de 15 estudiantes, entre quinto y octavo básico, dedicados, entre otras cosas, al registro de datos meteorológicos, gracias a una estación que quedó instalada en la escuela, y registros de la temperatura del mar”.
El intercambio de experiencias realizadas en las escuelas fue destacado por los estudiantes, como lo manifestó Renato Godoy, estudiante de octavo básico de la Escuela Rural Caleta El Manzano.*
“Me encantó la actividad, porque nos juntamos todos y podemos saber qué hacen los demás para ayudar a enfrentar el cambio climático. Soy del grupo de forjadores ambientales de mi escuela y aparte de ser divertido, sirve para llegar a más personas que no creen tanto en esto, y decirles que producen un daño, pero que se puede arreglar. Nosotros, por ejemplo, hemos limpiado distintos lugares de la caleta donde hemos encontrado mucho plástico, y lo reducimos creando eco ladrillos”.

X