Un reciente estudio publicado evaluó el uso del pez cebra (Danio rerio) como modelo para estudiar la patogenicidad bacteriana de flavobacteriosis, enfermedad de importancia sanitaria en la salmonicultura mundial y que el año pasado fue la quinta causa de mortalidad infecciosa en trucha arcoíris en Chile.
En la investigación liderada por el Investigador Principal de la línea “Salud Animal en estadios de vida de agua dulce de salmónidos”, (RP2), del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, INCAR, Dr. Rubén Avendaño, y en el que también participa el Investigador Asociado de la misma línea, Dr. Juan Antonio Valdés, caracterizaron los cambios morfológicos y la activación del sistema inmune innato en larvas de pez cebra infectadas mediante baño con la cepa “F. psychrophilum JIP 02/86”.
En sus resultados observaron signos clínicos similares a los presentados en salmónidos en el 4,7% de las larvas. Los signos correspondieron a daños en el aletas, el músculo y el pedúnculo caudal.
Por otro lado, las larvas sintomáticas y muertas representaron el 1,3% de todas las larvas desafiadas. Las larvas infectadas sin fenotipos de infección mostraron una activación del sistema inmune innato más fuerte que las muestras con signos clínicos.
De acuerdo al Dr. Rubén Avendaño entre las ventajas del uso del pez cebra está que se pueden evaluar y seleccionar los aislados más virulentos de F. psychrophilum, también probar prototipos de vacunas, estudiar nuevos compuestos alternativos al control con antibióticos, entre otros. Por ser peces más pequeños, su mantención en espacio y costos es menor y luego de la selección de las distintas variables que se requieran estudiar, nosotros comenzaremos a probar en salmónidos. “Por ejemplo, hoy sabemos que tenemos varios serotipos de F. psychrophilum y podemos evaluar representantes de cada uno de ellos de manera más simple y en menos espacio. Son sin duda más cortos los tiempos y no depende de la temporalidad de la disponibilidad de las truchas o salmón Atlántico”.
El estudio plantea que utilizando esta evidencia como punto de partida, se podrían estudiar in vivo diferentes aspectos del mecanismo de infección de F. psychrophilum.

Revisa el estudio aquí.
Foto referencial de la especie.

X