El Investigador Principal de la linea “Salud Animal en estadios de vida de agua dulce de salmónidos” (RP2) del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, INCAR, Dr. Rubén Avendaño-Herrera participó en el Congreso de la Asociación Brasilera de Patólogos de Organismos Acuáticos,  ABRAPOA, realizada en Sao Paulo, Brasil.
En la oportunidad el Dr. Avendaño-Herrera expuso “Uso de vacunas en la acuicultura chilena: estado actual y perspectivas”, presentación que ahondó en las etapas científicos-técnica para el desarrollo de vacunas con registro y el potencial de las vacunas sitio-específicas.
El Investigador INCAR y Académico de la Universidad Andrés Bello (UNAB) abordó casos específicos sobre la experiencia chilena en el uso de vacunas y los niveles de protección proporcionados por la aplicación de algunas de las más de 30 preparaciones antigénicas registradas para P. salmonis y las 2 vacunas aprobadas para F. psychrophilum así como también la vacuna viva de R. salmoninarum.
“En Chile, el cultivo comercial de especies acuáticas comenzó durante los años setenta, pero fue en los años 90 cuando la industria salmonera experimentó un período de expansión acelerada, pasando de 20 mil a 200 mil toneladas producidas anualmente a fines de la década. Hoy, el país es el segundo productor mundial de salmón de cultivo, generando anualmente más de 700 mil toneladas y valor de exportación cercana a los US$ 4,000MM, ubicando al salmón y trucha de cultivo como la segunda exportación principal de Chile después del cobre y representando el 36% de todas las exportaciones de alimentos. Sin embargo, este crecimiento ha sido acompañado por mortalidades de peces asociadas al diagnóstico de las bacterias Piscirickettsia salmonis causante de la piscirickettsiosis, Flavobacterium psychrophilum de la flavobacteriosis y Renibacterium salmoninarum de la enfermedad bacteriana del riñón (BKD). Además, del  virus de la necrosis pancreática infecciosa. Estos agentes patógenos no discriminan entre trucha y salmón, por lo que se encuentran ampliamente distribuidos en el ambiente dulceacuícola y marino”, contextualizó el Dr. Rubén Avendaño en su presentación.
“Las estrategias actuales para controlar y prevenir las infecciones bacterianas son el uso rutinario de florfenicol y/u oxitetraciclina y el uso de vacunas, respectivamente. Actualmente, el Servicio Agrícola Ganadero reconoce en estado de registro provisional a 65 vacunas dirigidas contra patógenos de salmónidos, aunque existen diferencias con respecto a la presentación y el método de administración (por ejemplo, baño, oral o inyección). Este grupo de vacunas incluye vacunas de amplio espectro (multivalentes) y específicas para determinados patógenos (monovalentes), incluso algunas de las vacunas registradas varían con respecto a las combinaciones con otros antígenos bacterianos y/o virales”, explicó el Dr. Avendaño-Herrera a los asistentes al Congreso, con el que se conmemoró el 30° Aniversario de la Asociación Brasilera de Patólogos de Organismos Acuáticos,  ABRAPOA.
La intervención del Dr. Rubén Avendaño se realizó en el Panel “Vacunas para Peces en Brasil”, en el que también participaron el Dr. Carlos Leal, UFMG; Dra. Fabiana Pilarski, UNESP; Dr. Rodrigo Zanolo, Merck Sharp & Dohme; Dr. Henrique Cesar P. Figueiredo, UFMG, y el Dr. Vitor S. Goncalves, UnB.

X