Investigador INCAR describe nuevos genes y variantes de splicing del receptor de Glucocorticoides en Salmo salar

Investigador INCAR describe nuevos genes y variantes de splicing del receptor de Glucocorticoides en Salmo salar

Un estudio liderado por el Académico de la Universidad Austral de Chile e Investigador Asociado de la línea “Salud Animal en Ambiente Marino” del Centro INCAR, Dr. Alex Romero, describió nuevos genes y variantes de splicing del receptor de Glucocorticoides en Salmo salar.
Este importante descubrimiento fue publicado en la revista General and Comparative Endocrinology e involucró la identificación genómica in silico de los genes del receptor de Glucocorticoides (GR) en Salmo salar, localizados en los cromosomas 4q y 13q (gr-1), y 5p y 9q (gr-2), y sus mRNAs variantes de splicing.
Los mRNAs variantes de splicing se originan por un proceso post-transcripcional, que involucra la combinación de exones desde un transcrito primario, originando mRNAs que codifican para diferentes proteínas con funciones específicas. En el caso de los nuevos genes de GR identificados en este estudio, se pudo demostrar la modulación diferencial de la abundancia de los 8 mRNAs variantes de splicing en riñón anterior, branquia y bazo de peces sometidos a estrés por confinamiento (50 kg/m3).
De acuerdo a las conclusiones de la investigación del Dr. Romero: “éstos hallazgos sugieren que, desde el proceso de duplicación genómica de salmónidos, alrededor de 125 millones de años atrás, se generaron dos copias de los genes GR1 y GR2 en S. salar. Con ello, los genes y sus variantes de splicing generadas, contribuirían a la compleja modulación del receptor de GR durante periodos de estrés, sugiriendo de esta manera diversas respuestas fisiológicas en el pez”, explicó el Investigador del INCAR.
Cabe destacar que en este artículo participaron los investigadores Dr. Luis Vargas del Centro Fondap IDEAL de la UACh y el Dr. Lluis Tort del Departamento de Biología celular, Fisiología e Inmunología de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Imagen principal cortesía de Salmonexpert.
Gráficos 1, 2 y 3,  cortesía del estudio “Salmo salar glucocorticoid receptors analyses of alternative splicing variants under stress conditions” de Romero et al.
Revisa el estudio.

INCAR da continuidad a su trabajo con la red de Liceos Acuícolas

INCAR da continuidad a su trabajo con la red de Liceos Acuícolas

Durante la tarde de este lunes 27 de marzo se realizó una reunión remota en la que participaron los profesores de la especialidad de Acuicultura del Instituto del Mar “Capitán Williams” de Chonchi, Berta Aguayo y Alfonso Zuñiga, el Investigador Principal de la línea “Salud Animal en estadios de vida de agua dulce de salmónidos”, Dr. Rubén Avendaño-Herrera, y el Encargado del Programa de Vinculación con la Sociedad, del INCAR, Pablo Carrasco.
En la oportunidad se realizó una reunión técnica a distancia por algunos problemas que ha presentado el sistema de recirculación para cultivo de truchas que posee el establecimiento, y que se usa para el trabajo práctico de los estudiantes.
En la ocasión, el Dr. Avendaño entregó recomendaciones para el saneamiento y manejo de los peces cultivados en agua dulce y algunos tratamientos de choque para tratar sus patologías. Hacia el final del encuentro se realizó una planificación de las medidas sugeridas por el especialista, y se acordó un seguimiento para evaluar la evolución de la salud de los peces y el buen funcionamiento del laboratorio del establecimiento.
El Encargado de Vinculación con la Sociedad, Pablo Carrasco, destacó que “en circunstancias como las actuales, seguimos conectados con nuestros liceos y atendiendo sus requerimientos en post de una acuicultura sustentable, esta “nueva realidad” nos ha obligado a cambiar nuestras estrategias de vinculación, pero el objetivo es dar continuidad al trabajo realizado desde hace varios años, con la red de liceos acuícolas.

Investigadores de UNAB y del Centro INCAR caracterizaron vesículas de la membrana externa de Vibrio ordalii

Investigadores de UNAB y del Centro INCAR caracterizaron vesículas de la membrana externa de Vibrio ordalii

Un equipo de investigadores del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, INCAR, y de la Universidad Andrés Bello, caracterizaron por primera vez las vesículas de la membrana externa de Vibrio ordalii y demostraron que las proteínas en su interior poseen actividad enzimática hemolítica, lo que podría desempeñar un papel durante la infección denominada vibriosis, enfermedad que ha causado pérdidas económicas durante los últimos 15 años en la salmonicultura chilena.
El estudio desarrollado por los integrantes de la línea “Salud animal en estadios de vida de agua dulce de salmónidos”, Macarena Echeverría-Bugueño, Rodrigo Espinosa-Lemunao, Rute Irgang y Dr. Ruben Avendaño-Herrera evaluó si Vibrio ordalii era capaz de producir vesículas de membrana externa (OMV),  al igual que Vibrio anguillarum, y a su vez, caracterizar algunas propiedades bioquímicas de las mismas en asociación con la patogenicidad bacteriana.
“A nivel nacional, existen pocos estudios sobre vesículas en patógenos que afecten a los peces, por lo que evaluar la composición y actividad de OMV aún no descritas es de gran interés para el desarrollo de nuevas vacunas y para dilucidar los mecanismos por los que actúan los patógenos en el proceso de infección”, explicó el Dr. Avendaño al catalogar la importancia del estudio.
Por lo general, las bacterias del género Vibrio causantes de la V. ordalii y V. anguilarum son considerados patógenos secundarios, por lo que poco se sabe de los mecanismos de virulencia. Sin embargo, la mayoría de los patógenos del género presentan OMV que se liberan extracelularmente y guardan relación con factores de virulencia.
La investigación no sólo proporciona la primera evidencia de que el patógeno V. ordalii produce y libera OMV en condiciones normales de crecimiento; sino además durante el análisis de los perfiles proteicos de las OMV se evidenció que existe cierta similitud y patrones entre las especies bacterianas; sin embargo, ni las proteínas totales ni las externas fueron idénticas.
De acuerdo a la Dra. (c) Macarena Echeverría, los datos obtenidos como parte de su tesis doctoral  “representan un paso inicial para obtener nuevos conocimientos sobre este factor de virulencia, del cual se sabe mucho en otros microorganismos patógenos así como  buscar futuros blancos terapéuticos para contrarrestar la vibriosis”.

Revisa el estudio.

 

Estudio sobre COVID-19 de MSET, UdeC e INCAR determina que microgotas de estornudos pueden viajar hasta 11 metros

Estudio sobre COVID-19 de MSET, UdeC e INCAR determina que microgotas de estornudos pueden viajar hasta 11 metros

Un estudio liderado por 3 investigadores chilenos determinó que microgotas de estornudos pueden viajar hasta 11 metros, en escenarios urbanos con viento, antes de tocar el suelo.
La investigación denominada “COVID-19. Transporte de gotas respiratorias en un escenario de microclimatología urbana”, considera factores como el viento interactúa con el entorno arquitectónico, algo que distingue a nivel mundial el estudio.
“Los resultados obtenidos son de relevancia no sólo por la contingencia del COVID-19, sino porque no existe registro en la literatura científica de este tipo de resultados”, destaca el Investigador del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, INCAR; Académico de la Universidad de Concepción y Director de Ingeniería MSET Chile SpA, Dr. Pablo Cornejo.
El Ingeniero Aeroespacial e integrante de la línea “Sustentabilidad Ambiental” del Centro INCAR, añadió que “un estornudo que interactúa con el viento se caracteriza por presentar dos tipos de partículas. Unas más grandes de 400 a 900 micrometros, que toca el suelo a una distancia de 5 metros y que permanecen en el aire, en promedio 2,3 segundos. Pero hay unas partículas más pequeñas de 100 a 200 micrometros, que son transportadas por la turbulencia a una distancia que fluctúa entre 8 a 11 metros, y que tocan el suelo tras un promedio de 14 segundos”.
La investigación comenzó antes de la pandemia, con el objeto de diseñar modelos computacionales de este tipo, pero que considerarán como variables los desafíos de una ciudad, un viento promedio y la interacción de esos edificios en el flujo de aire.
De este modo, Nicolás Guerrero (Centro INCAR, MSET SpA), Pablo Cornejo (Centro INCAR, MSET SpA, Universidad de Concepción) y José Brito (MSET SpA), modelaron un escenario más realista usando herramientas y software de simulación numérica. “La idea original era conocer la dispersión de gases contaminantes, pero con la aparición del COVID-19, lo aplicamos al estornudo de una persona normal”, explica el Investigador.
El estudio concluye que el radio de alcance de gotas respiratorias exhaladas por una persona durante un estornudo y disponibles a ser transportadas por el viento turbulento alcanza un rango mayor a 3 veces la distancia recomendada en las sugerencias de comportamiento urbano durante la presente epidemia de COVID-19. El hallazgo es de vital importancia, considerando que la recomendación de las autoridades y la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de una distancia social entre los 1 y los 2 metros entre personas.
“Ante la incerteza de posible contagio por este medio y a este alcance, estos esfuerzos ayudan a poner en claro que adoptar medidas preventivas de autocuidado por parte de la población, y en general, políticas de distanciamiento social más estrictas podrían ser necesarias”, resaltó el Dr. Cornejo.

Columna de opinión “La Universidad de Concepción más allá del Covid-19”

Columna de opinión “La Universidad de Concepción más allá del Covid-19”

El Investigador Principal de la línea “Sustentabilidad Socioeconómica”, Dr. Jorge Dresdner, escribió una columna de opinión sobre el quehacer de la Universidad de Concepción, tras la aparición del COVID-19.
Revisa la transcripción del artículo publicado en Noticias UdeC

La Universidad de Concepción más allá del Covid-19

La aparición del Covid-19, y todas las medidas enfocadas a reducir su impacto, han transformado radicalmente la forma de vida de la mayoría de las personas en nuestra institución.
La estrategia de aislamiento físico, para combatir la pandemia, nos ha obligado a enclaustrarnos y dedicarnos, en gran medida, a la labor de subsistencia básica, comunicación virtual y trabajo a distancia. Sin duda, estamos enfrentando un desafío importante en cómo mantener y desarrollar nuestra vida y actividades en un escenario diferente y desconocido.
Sin embargo, la vida continua más allá de estas circunstancias. Como institución seguimos manteniendo la necesidad de mirar al futuro y plantearnos qué queremos ser dentro de diez años, y cómo queremos transitar hacia esa visión. Para ello debemos iniciar un proceso de introspección que nos describa qué somos como institución. Un diagnóstico que indique nuestras fortalezas y nuestras flaquezas, y que nos permita, sobre esta base, generar líneas estratégicas que nos ayuden a transitar hacia la perspectiva trazada. Sin duda, la mirada que tendremos ahora sobre nuestra institución va a estar enriquecida por la experiencia que nos ha tocado vivir en los últimos tiempos. Pero es la manera como se construyen los planes, amalgamando lo imperecedero con lo nuevo.
Sin duda las dificultades y posibilidades que tiene el desarrollo tecnológico y sus potencialidades sobre las comunicaciones y las actividades de la Institución en general, han quedado de manifiesto con esta crisis sanitaria.
No creo que exista discusión sobre el hecho que no estábamos preparados para enfrentar el desafío de por ejemplo realizar la docencia en línea antes de esta crisis. Pero también es cierto que, gracias al esfuerzo y decisión de muchos miembros de la comunidad (trabajadores académicos y no académicos, estudiantes), esto es una realidad hoy en nuestra Universidad. Lo anterior señala la potencia que tiene esta comunidad cuando se alinea detrás de un objetivo común. Esto mismo, pero en distintos ámbitos y con distintos tiempos, es lo que pretende el Plan Estratégico Institucional.
Ahora iniciamos la segunda etapa en la construcción del Plan Estratégico Institucional 2021 -2030. Producto de la nueva situación que vivimos, hemos tenido que reestructurar las formas de trabajo con la comunidad.
La imposibilidad de desarrollar grupos de trabajo presenciales, nos ha llevado a implementar encuestas que se podrán responder en forma virtual. Son encuestas cortas, que pueden tomar 20 minutos, pero que tienen la función de ofrecer un canal para seguir desarrollando un elemento que ha sido característico de este proceso: escuchar a la comunidad en la generación del nuevo Plan Estratégico Institucional. Por esto, les invitamos cordialmente a responder estas encuestas y, de esta forma, seguir aportando, como ya lo hicieron en la primera etapa, en la definición de nuestra hoja de ruta para los siguientes diez años.
¡La UdeC la construimos todas y todos!

Fuente: Noticias UdeC
Créditos imagen: Dirección de Comunicaciones UdeC
Artículo original

X