Dra. Doris Soto: “La remoción de los sedimentos sólo se haría cargo de una proporción de los nutrientes que quedan en el ambiente”

Dra. Doris Soto: “La remoción de los sedimentos sólo se haría cargo de una proporción de los nutrientes que quedan en el ambiente”

El pasado miércoles 9 de enero, la Comisión de Pesca, Acuicultura e Intereses Marítimos, que preside el diputado Gabriel Asencio, despachó el proyecto de ley que Modifica la ley N°18.892 General de Pesca y Acuicultura, con el objeto de exigir la remoción de sedimentos a los titulares de concesiones de acuicultura para el cultivo de especies exóticas.
De esta forma, los titulares de las concesiones quedarán obligados a realizar trabajos de limpieza inmediatamente cuando se constate la presencia de desechos como neumáticos, redes u otros desechos inorgánicos en el fondo marino. A la vez, deberán tomar medidas para evitar o reducir la presencia de desechos orgánicos en el área de concesión, evitando producir alteraciones a los ecosistemas producto del funcionamiento de concesiones de crianza de especies acuícolas.
Estas medidas anunciadas, además de un plan de investigación que deberán realizar las empresas para mejorar los métodos de limpieza y recuperación de los fondos marinos, serán supervisadas por Sernapesca.
Las sanciones a las que se expondrán quienes no cumplan con estas normas serán la suspensión por dos años para operar la concesión, de cuatro años en caso de desechos inorgánicos, y en caso de reiteración en la falta, con el término anticipado de la concesión.
Al respecto, la Investigadora Principal del Programa Integrativo del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, INCAR, Dra. Doris Soto, señaló en entrevista con la revista Salmonexpert, que “la precipitación de materia orgánica en los sedimentos (alimento no consumido y fecas) no contiene la totalidad de los nutrientes que ingresan al ecosistema como alimento para peces”.
“Entonces la remoción de los sedimentos sólo se haría cargo de una proporción de los nutrientes que quedan en el ambiente a partir de la alimentación de los salmones y proporcionalmente eliminaría más fósforo que nitrógeno , lo cual podría generar efectos relevante a nivel local pues las proporciones de los nutrientes son esenciales para diversos procesos biológicos”, explica la experta en ecología.
La Dra. Soto agregó al medio que “es fundamental reconocer que una proporción importante de los desechos particulados de los centros de cultivo no quedan bajo los centros, es decir, la materia orgánica generada es a menudo removida por las corrientes en diferentes direcciones y posiblemente ello facilite su procesamiento en una trama trófica (cadena alimentaria) más amplia”.
“El problema y gran desafío científico que tenemos es conocer a donde van y donde han ido los nutrientes que ingresa la salmonicultura a los mares interiores. Es incluso posible que estos han contribuido a aumentar la biomasa de algunas especies bentónicas filtradoras, crustáceos que viven en el fondo, algunas especies de peces etc., pero también podrían haber potenciado algunos florecimientos de algas y situaciones de anoxia locales, entre otros”, señala.
Por estos motivos, plantea que es necesario generar modelos de capacidad de carga a nivel de unidad ecológica o ecosistema que nos permita reducir o detener momentáneamente la producción si es necesario para conservar el funcionamiento del ecosistema dentro de niveles aceptables.
“Por ejemplo, no existen, o quizá no se han dado a conocer públicamente, evaluaciones sistémicas sobre cuál es el efecto ambiental de los períodos de descanso de los centros. Esta información sería fundamental para analizar comparativamente la remoción de los sedimentos bajo centros de cultivo como medida de mitigación adicional”, puntualiza.
Finalmente, la Investigadora Principal del INCAR plantea que un mejor conocimiento del destino de los nutrientes de la salmonicultura nos permitiría manejar mejor la producción por área e incluso podría permitir un acoplamiento productivo con otras actividades como la mitilicultura o con la pesca artesanal en sistemas multitróficos integrados a nivel de paisaje.
“Es innegable que nuevas tecnologías podrían abordar estos desafíos en forma eventualmente segura pero es imprescindible establecer estándares adecuados garantizando que efectivamente se reduce el impacto ambiental de los centros de cultivo sobre los sedimentos y sobre el ecosistema circundante” concluyó.

Fuente: Salmonexpert

PsalmonisDB: una base de datos de información genómica sobre Piscirickettsia salmonis

PsalmonisDB: una base de datos de información genómica sobre Piscirickettsia salmonis

Una base de datos que unifica toda la información genómica del patógeno Piscirickettsia salmonis disponible en la base de datos biológicas, eso es “PsalmonisDB”, herramienta desarrollada por el Magíster (c) en Microbiología de la línea “Salud Animal en el Ambiente Marino” (RP3), Guillermo Nourdin, en colaboración con el equipo del Dr. Vinicius Maracaja-Coutinho, director del Laboratorio de Bioinformática Integrativa de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Universidad de Chile.
Esta base de datos es capaz de almacenar la información relacionada a secuencias y sus respectivas anotaciones funcionales. Por otro lado, PsalmonisDB implementa “UCSC Genome Browser”, el cual es una aplicación de exploración genómica en donde se encuentran cargada toda la información correspondiente a P. salmonis. Además, implementa el software BLAST dentro de su interfaz, permitiendo hacer un alineamiento contra toda la nueva información generada y almacenada dentro de la base de datos PsalmonisDB”, explica Guillermo Nourdin.
La gran ventaja que posee PsalmonisDB es que almacena toda esta información en un lugar específico, correspondiente a la información genómica (genes codificantes y no codificantes) y diversas anotaciones contra bases de datos biológicas disponibles en la red. Esto se observa al momento de hacer un análisis global de genomas de este patógeno, “algo que sin herramientas como PsalmonisDB, sería una tarea extensa”, recalca Nourdin. Por otro lado, esta herramienta funcionará como repositorio de secuencias y sus propias funciones biológicas y que, por medio de BLAST, alinea las secuencias a consultar solo contra secuencias de P. salmonis de interés.
Otra ventaja que posee esta herramienta es que agrupa diversa información de muchas bases de datos biológicas en un solo sitio, teniendo como objetivo tener la mayor cantidad de información en solo una consulta. “En otros casos, por cada base de datos biológica es necesario una consulta, teniendo el límite las bases de datos que quiera consultar. Este último caso es un proceso engorroso, por lo que PsalmonisDB es una herramienta útil para la investigación en el área acuícola”, señala el joven profesional.
El modelo de entidad-relación de la base de datos se construyó utilizando MySQL WorkBench y el código SQL se exportó y editó manualmente. Para la predicción y traducción de ORFs a proteínas codificantes, utilizaron Glimmer 3.02 y TransDecoder, respectivamente. Las secuencias se agruparon con corte de identidad del 98%, y se efectuaron anotaciones mediante la búsqueda de similitud de secuencias con el software DIAMOND, utilizando un conjunto de bases de datos públicas (NR, Uniprot, Swissprot, Gene Ontology).
“En resumen, identificamos un total de 59,439 genes de 19 genomas completos de P. salmonis disponibles en bases de datos públicas, con un promedio de 3,128 genes por genoma. Esta información actualizada podría ser útil para futuros estudios genómicos; siendo una herramienta adicional para la anotación de los genomas de este patógeno y nuevos estudios vinculados a su organización, su biología y desarrollo de metodologías de tratamiento y diagnóstico de enfermedades asociadas a P. salmonis”, explica el Candidato a Magíster en Microbiología.
En el mes de noviembre, Guillermo Nourdin, presentó sus resultados en formato póster en el Congreso International Society for Computational Biology, ISCB, realizado en la ciudad de Viña del Mar.
“Dentro de los días de presentación recibí buenos comentarios por parte de los asistentes al congreso, en donde me comentaban lo importante de este tipo de trabajo, debido a que en las grandes bases de datos biológicas tienen demasiada información poco clasificada y muchas veces redundante y mal catalogada. Al mismo tiempo, me señalaban la necesidad de trabajar en la creación de bases de datos específicas a diversos organismos de interés en el área clínica o en la industria”, concluyó el estudiante de la RP3 del Centro INCAR.

INCAR, INTEMIT y AMICHILE Realizaron exitoso Taller para Fortalecimiento de la Mitilicultura al Cambio Climático

INCAR, INTEMIT y AMICHILE Realizaron exitoso Taller para Fortalecimiento de la Mitilicultura al Cambio Climático

Una muy buena recepción tuvo el taller “Fortaleciendo la Mitilicultura de la Región de Los Lagos frente a la variabilidad climática y cambio climático”, organizado por el Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, INCAR; el Instituto Tecnológico de la Mitilicultura, INTEMIT, y la Asociación de Mitilicultores de Chile, AMICHILE, realizado el miércoles 12 de diciembre en la ciudad de Castro.
En el encuentro se reunieron productores de semilla y de engorda, representantes de instituciones de investigación/extensión y del estado, en el marco de una investigación impulsada por el Programa Integrativo (PI) del Centro INCAR, que aborda la vulnerabilidad de la mitilicultura en la X región ante variabilidad climática y cambio climático atendiendo a los diferentes forzantes para la captación de semilla y para la engorda.
“El análisis de vulnerabilidad implica entender la interacción entre los forzantes biofísicos, los aspectos ecológicos, el manejo del recurso y las consecuencias sociales y de gobernanza. Para evaluar la vulnerabilidad es necesario conocer la exposición del sistema productivo al cambio climático y esta se ha abordado a través de un análisis de riesgo semi-cuantitativo. En este sentido, hemos estado desarrollando una investigación por casi un año en colaboración con la Universidad Austral de Chile (UACH), el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) y AmiChile para analizar cuáles son los factores de riesgo en relación al cambio climático, qué podría pasar en el futuro y cómo podríamos abordar esos factores”, explicó la Investigadora Principal del PI, Dra. Doris Soto.
El Director del Centro INCAR, Dr. Renato Quiñones, señaló que la participación de representantes del sector productivo, científico y de gobierno “es un reconocimiento a que el tratamiento de estos temas amerita la participación de diferentes organizaciones para que desde sus respectivas disciplinas y niveles de conocimiento, puedan hacer sus contribuciones al sector”.
Durante la jornada, se efectuó un trabajo participativo en el que se desarrollaron dos matrices de riesgo: una para las áreas de captación de semilla y otra para las áreas/comunas donde se realiza la engorda. Además, cada equipo debía también proponer medidas de prevención y mitigación de los impactos.
Los participantes apreciaron la actividad y en especial la oportunidad de intercambiar información y experiencias entre la academia y la industria. “Vimos a los participantes muy motivados y en el diálogo pudimos recoger información de los propios productores sobre las problemáticas que ellos mismos perciben a nivel local”.
Para Eduardo Orellana, Jefe de Operaciones del Centro de Cultivo, “Villa Marina” de Chonchi, la jornada destacó por la calidad de los expositores y la cantidad de información entregada. “No siempre uno va a una jornada y encuentra esa calidad de capital humano como el que hemos visto hoy. Por eso, es muy importante que la gente de la industria se involucre más en estos temas, porque el cambio climático no hace distinción entre pequeños, medianos o grandes acuicultores”, recalcó.
Por su parte, Cristian Segura, Jefe de Proyectos de Intemit, señaló que “si bien se esperaba un mayor número de productores, la participación fue positiva. De hecho, estamos evaluando repetir esta experiencia yendo a Hualaihué a la zona de captación de semillas”, acotó.
Los resultados del taller se integrarán a los resultados de la investigación en curso y se espera tener una evaluación preliminar ampliada de la vulnerabilidad en el primer trimestre del 2019 incluyendo recomendaciones de manejo y medidas que permitan reducir la vulnerabilidad y fortalecer la producción del mejillón Patagónico de Chile.

Revisa la galería completa de imágenes aquí.

31 Estudiantes e Investigadores INCAR participaron de Taller de Escritura de Artículos Científicos

31 Estudiantes e Investigadores INCAR participaron de Taller de Escritura de Artículos Científicos

31 estudiantes e investigadores jóvenes de las cinco líneas de investigación del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, INCAR, participaron de un Taller de Escritura de Artículos Científicos realizado en Santiago, Valdivia y Concepción, entre el 5 y el 21 de noviembre.
La iniciativa coordinada por el Presidente del Comité de Becas e Investigador Principal de la línea “Salud Animal en Estados de Vida de Agua Dulce de Peces Nativos y Salmónidos” (RP2), del Centro INCAR, y Director del Laboratorio de Patología de Organismos Acuáticos y Biotecnología Acuícola, de la Universidad Andrés Bello (UNAB), Dr. Ruben Avendaño-Herrera, quien destacó que esta instancia es muy relevante para la formación de los jóvenes investigadores miembros del Centro INCAR.
“Es la segunda oportunidad en que se lleva a cabo y esperamos mantener una peridiocidad de cada 2 años, lo que permite enseñar a quienes participan del curso de las complejidades que tiene la escritura de un artículo científico y cómo son los jovenes quienes deben estimularse a transmitir y difundir sus tesis y trabajos científico en un formato estándar”, señaló.
El taller fue dictado por Eduardo Fuentes, Fundador y Relator de BioPub, empresa a cargo de la capacitación. “En BioPub nos dedicamos a entrenar, enseñar y ayudar a los investigadores sobre tópicos de alta relevancia como escribir y publicar artículos científicos, mejorando así su productividad, calidad e impacto, y actualmente estamos dedicados al desarrollo de WriteWise, un software que enseña a redactar los textos paso a paso”, explicó.
Para Ilse Munzenmayer, Magíster en Economía de Recursos Naturales y del Medio Ambiente de la línea de investigación “Sustentabilidad Ambiental” (RP4), la experiencia le permitió adquirir herramientas que le permitirán a realizar su primera publicación. “Ha sido un aprendizaje muy importante, puedo decir con seguridad que te permite comunicar de mejor manera el conocimiento científico”.
En el taller, los participantes conocieron métodos para estructurar de manera pro-activa sus escritos, y se les se presentaron plataformas de Cienciometría y el cómo usarlas para la búsqueda de la revista científica con el foco más adecuado para publicar sus respectivos trabajos.
Al respecto, Leonardo Salazar, Investigador Asociado de la línea de investigación “Sustentabilidad Socioeconómica” (RP5) destacó la combinación teórico-práctica del taller, “porque te da espacios para que vayas planteando dudas e inmediatamente aplicándolo a tus necesidades. Además, creo que una capacitación de este tipo aumenta las posibilidades de que tu paper sea aceptado y publicado en una revista o journal”, enfatizó.
La candidata a Doctora en Ciencias de la Acuicultura de la Universidad Austral de Chile, de la línea “Salud Animal en el Ambiente Marino” (RP3), Claudia Barrientos valoró positivamente la iniciativa y felicitó al INCAR por la organización del taller “porque sin duda nos beneficia y nos capacita para aumentar en la producción y calidad de los trabajos científicos”, concluyó.
La jornada de capacitación congregó a 12 participantes en la Universidad Andrés Bello de Santiago, 9 en la Universidad Austral de Valdivia y 10 en la Universidad de Concepción.

INCAR realizó segundo monitoreo ambiental en Río Chovellén

INCAR realizó segundo monitoreo ambiental en Río Chovellén

El Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, INCAR, realizó el segundo monitoreo ambiental del proyecto “Valorización y Protección de la Desembocadura del Río Chovellén como Sitio Prioritario de Conservación en la comuna de Pelluhue”, financiado a través del Fondo de Protección Ambiental (FPA) 2018 del Ministerio del Medio Ambiente, y adjudicado por el Sindicato de Pescadores Artesanales de la caleta Cardonal.
La actividad en la que participaron los Biólogos Marinos e integrantes del Equipo Outreach del Centro INCAR, Alvaro Sanhueza y Oliver Alarcón, se realizó el 6 de noviembre y consistió en la toma de datos ambientales en 7 puntos a lo largo del río Chovellén. “Se monitorearon algunas variables físicas, químicas y biológicas de la columna de agua como del sedimento. Esta caracterización nos permitirá establecer,  de manera comparativa con nuestra base de datos, el estado de salud ambiental del área de interés del proyecto FPA y zonas aledañas”, detalló el encargado de logística y operaciones de la Línea de investigación “Sustentabilidad Ambiental” (RP4), Oliver Alarcón.
Para el geógrafo Javier Arellano, “el monitoreo del río Chovellén se ha tornado cada vez más importante en la comunidad local, ya que esta está cada vez más atenta a los conflictos o situaciones que perturban el río como ecosistema. Esto fomenta el interés de los habitantes que viven o co-habitan el río. Es el cuerpo de agua más importante de la comuna, por lo tanto el tener datos reales de la calidad del agua y sedimentación es esencial para la toma de decisiones futuras”, resaltó.
Al mismo tiempo, el profesional destacó la enorme aceptación que ha tenido el FPA 2018, por parte de la comunidad, las autoridades locales y los organismos asociados al proyecto. “El impacto es local, pero confiamos en que estas acciones el día de mañana tendrán impactos más globales. Se ha puesto en valor la biodiversidad del río, se ha visibilizado como un ecosistema que alberga distintas especies y eso tal vez es lo más rescatable como resultado, que la comunidad reconozca esas especies que habitan el río y así puedan protegerlo”, explicó Javier Arellano.
El INCAR se encuentra realizando monitoreos en este estuario desde el año 2015, cuando se comenzó a trabajar en un plan de gestión de desarrollo sustentable para promover la acuicultura de pequeña escala en la Región del Maule, iniciando desde fines del 2016 el monitoreo ambiental participativo por parte de la comunidad y pescadores que realizan actividades en la desembocadura del Río Chovellén.
Cabe destacar que en esta iniciativa financiada por la Seremi de Medio Ambiente de la Región del Maule, participan como instituciones asociadas, la Corporación Regional de Desarrollo Productivo del Maule (CRDP-Maule), Sirenazo Hostal, la ONG Vigilante Costero, el Liceo de Pelluhue y el Centro INCAR.
El apoyo a este proyecto está en el contexto del Programa de Vinculación con la Sociedad del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, INCAR.