Investigación determinó impactos en la industria salmonicultora luego de cambios regulatorios post virus ISA

Investigación determinó impactos en la industria salmonicultora luego de cambios regulatorios post virus ISA

Conocer el impacto de los cambios normativos sobre la industria salmonicultora luego de la crisis del virus ISA, desde la perspectiva socioeconómica, fue uno de los objetivos del proyecto FIPA 2015-42, liderado por el Dr. Jorge Dresdner, Investigador Principal del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, INCAR.
“Al FIPA le interesaba conocer el impacto que estos cambios normativos provocaron sobre la industria salmonicultora desde la perspectiva socioeconómica, principalmente porque las modificaciones normativas abarcaron una serie de distintos aspectos, desde el control sanitario y ambiental de las actividades de cultivo, el ordenamiento de las concesiones, la coordinación de los períodos de engorda, cosecha y descansos, la regulación de la importación de ovas, el control del transporte y almacenamiento de peces, entre otras y para los cuales no se conocía que impacto generaría en la industria”, explicó Jorge Dresdner Cid, líder del proyecto FIPA investigador INCAR.
La crisis sanitaria generada por el virus ISA trajo consigo una serie de reformas normativas, inicialmente dictadas para enfrentar la contingencia y responder en forma rápida a la situación de crisis que existía en la industria producto de la epidemia. Pero posteriormente, fueron perfeccionadas e incorporadas en el principal marco regulatorio de la acuicultura: La Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA). Debido a la necesidad de evaluar desde un punto de vista socioeconómico, los efectos de las nuevas exigencias introducidas a la Ley, al sector salmonicultor, el Fondo de Investigación Pesquera y de Acuicultura (FIPA), el año 2015 licita el estudio FIPA 2015-42 “Evaluación socioeconómica del sector salmonicultor, en base a las nuevas exigencias de la Ley General de Pesca y Acuicultura”.
“Para desarrollar el estudio se constituyó un equipo interdisciplinario de investigadores, integrando a economistas, sociólogos, biólogos marinos e ingenieros, bajo el alero del Departamento de Economía y del Incar de la UdeC, además de investigadores independientes. El equipo fue liderado por mí, investigador principal de la línea de sustentabilidad socioeconómica del Incar e incorporó a los investigadores Dr. Carlos Chávez, Dr. César Salazar, Dra. Alejandra Lafon, Msc. Manuel Estay, Msc. Nuria González, Msc. Oscar Santis, Msc. Carol Luengo, Msc. Felipe Quezada y Msc. Yanina Figueroa”, comentó el investigador.
Resultados
De acuerdo con lo manifestado por el Dr. Dresdner, la investigación proporcionó una serie de resultados que estaban centrados en describir la salud financiera de las empresas, los niveles y características del empleo, concentración de la industria además de la evaluación del impacto que los cambios normativos generaron sobre la industria.
“En este sentido, la investigación se diseñó y valoró un conjunto de indicadores de desempeño productivo y financiero del sector salmonicultor y se obtuvieron una serie de resultados por objetivos. Al valorizar económicamente la cadena de valor del sector salmonicultor de las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, se encontró, a pesar de las limitaciones impuestas por la escasa disponibilidad de información financiera, un aumento del riesgo financiero en el sector en los últimos años, que estaría influenciada en algunos años por un efecto precio transmitidos desde los mercados internacionales, además de la disminución de los niveles de actividad del sector más reciente (2017) y que parecieron estar relacionado con la caída en los volúmenes de ventas”, expresó.
Los resultados de la investigación sugirieron la existencia de interdependencia regional en los eslabones de producción y procesamiento. Casi la totalidad de la producción de los centros de cultivos localizados en Aysén y Magallanes se procesa en la Región de Los Lagos. “Adicionalmente, los datos sugirieron una concentración de las actividades de servicios en las regiones de Los Lagos y Biobio. Estas relaciones de interdependencia regional y concentración espacial de servicios, toman real importancia debido a que tienen implicancias en los procesos de decisión estratégica de localización e inversiones”, argumentó.
Se extrae de la investigación que la caída en la producción de salmón Atlántico observada durante la crisis del virus ISA se atenuó en parte por un aumento en la producción de trucha arcoíris. Esta reorientación en la producción permitió amortiguar el efecto de la crisis sobre el desempeño global de la industria. Asimismo, empresas salmonicultoras con operación en actividades de pesca extractiva u otras actividades, presentaron una mejor situación financiera que las especializadas en producción de salmónidos. Lo anterior destaca el rol que juega la diversificación productiva y financiera en la atenuación de los potenciales efectos de eventos no anticipados que afectan al sector.
“Por otra parte, el valor de las concesiones acuícolas juega un rol importante dentro de los estados financieros de las empresas, ya que el valor de las concesiones tiene una participación no despreciable en los activos no corrientes del sector aún que, producto del mecanismo de valorización de éstas basado en el costo histórico, este valor no ha sufrido mayores cambios en el periodo de estudio. Un cambio en el método de valorización basado en precios de mercado haría que el valor de las concesiones se encuentre sujeto a las condiciones del entorno, con importantes implicancias para el riesgo y manejo financiero del sector”, expresó el investigador.
Según lo manifestado por el Dr. Dresdner, los resultados de la investigación quedan a disposición de las autoridades y los actores del sector en general para que sean aplicados de acuerdo con sus criterios e intereses.
“La evaluación es un ejércicio fundamental que todo gobierno debe realizar para el desarrollo eficaz y eficiente de las normativas existentes, debido a que los cambios normativos impactarán fuertemente a los actores que interactúan a la actividad que se está regulando, en especial a la industria salmonicultora que es una industria generadora de empleos y de gran importancia económica en las regiones del sur del país. La utilidad de la evaluación debe estar en línea con las lecciones aprendidas, que deben servir para establecer los retos y prioridades de los futuros marcos normativos. En este sentido los resultados del proyecto buscan contribuir con información relevante a los tomadores de decisiones de manera de realizar mejoras continuas a la normativa y que se ajusten a la realidad del sector. Además, realizar este tipo de evaluaciones contribuye al aprendizaje institucional, mejora las capacidades de planificación, ejecución y valoración de las medidas que se ponen en marcha”, destacó el investigador.
Lea el informe completo aquí.
Fuente: Salmonexpert

Subpesca incorpora Tenacibaculosis a la lista 3 de las enfermedades de alto riesgo en Chile

Subpesca incorpora Tenacibaculosis a la lista 3 de las enfermedades de alto riesgo en Chile

Mediante la resolución exenta N°2574, la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura (Subpesca) resolvió modificar la lista 3 de la clasificación de enfermedades de alto riesgo, agregando la enfermedad tenacibaculosis causada por la bacteria Tenacibaculum sp. en dicha clasificación.
Esta incorporación significa que la patología fue diagnosticada en el país en una o en más zonas geográficas, provocando mortalidades variables y cuya completa epidemiología puede o no estar completamente descrita.
Al respecto, el Investigador Principal del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, INCAR y Director del Laboratorio de Patología de Organismos Acuáticos y Biotecnología Acuícola en la Universidad Andrés Bello, Dr. Rubén Avendaño-Herrera, señaló en entrevista al medio “Salmonexpert”, que su inclusión en Lista 3 “genera el reconocimiento de un problema muy concreto y que durante varios años ha sido silenciado o solapado por diagnósticos errados o simplemente por una mayor cercanía con agentes más clásicos de la industria chilena. Sin embargo, el último año la Tenacibaculosis a nivel mundial ha tenido un recrudecimiento asociado no sólo a su clásico representante como es Tenacibaculum maritimum, sino también a bacterias emergentes como es el caso en Chile de T. dicentrarchi”, añadiendo que “es primordial generar información científica que permita conocer la diversidad de Tenacibaculum sp”.
El experto en el estudio de estas bacterias aseguró que estos son patógenos emergentes con un potencial riesgo insospechado debido la baja eficacia del tratamiento antibiótico.
“Hoy, la estadística oficial sobre diagnósticos demuestra que bacterias del género Tenacibaculum han sido identificadas en salmón Atlántico y en una menor cantidad en trucha arcoíris, sin embargo, no necesariamente podrían corresponder a T. maritimum como indican las estadísticas. En este sentido, sabemos que las herramientas diagnósticas no tienen la eficacia esperada. Por otro lado, también conocemos de casos en salmón coho, en donde Tenacibaculum sp. no es la primera causa de infección. Cabe destacar, que, si no me traiciona la memoria, el caso anterior de una incorporación de bacteria en la Lista 3 fue F. psychrophilum el 9 de julio del 2013. A pesar de que el primer caso se detectó en el año 1991 y durante más de 20 años convivimos con este microorganismo. En la actualidad, hemos sido más diligentes en reconocer el problema y probablemente sea debido a que el impacto de la tenacibaculosis en Chile es muy relevante, pues afecta a peces en su última etapa de cultivo”, detalló el investigador.
Según el Reglamento de medidas de protección, control y erradicación de enfermedades de alto riesgo para las especies hidrobiológicas, las enfermedades de alto riesgo se clasifican en la Lista 1, Lista 2 y Lista 3, por grupos de especies hidrobiológicas, considerando su virulencia, prevalencia, nivel de diseminación o impacto económico para el país o la circunstancia de encontrarse en el listado de enfermedades de declaración obligatoria de la OIE.
Lista 1: enfermedad de alto riesgo que se clasifica como tal por no haber sido detectada anteriormente en el territorio nacional.
Lista 2: enfermedad de alto riesgo que se clasifica como tal por no estar en circunstancia prevista en la Lista 1 o debido a una alta prevalencia o alta distribución en el territorio nacional o en atención a la morbilidad y mortalidad que puede provocar su presentación en una población de especies hidrobiológicas.
Lista 3: enfermedad de alto riesgo que se clasifica como tal por no estar en ninguna de las situaciones señaladas para Lista 1 ni Lista 2, haber sido diagnosticada en el país en una o en más zonas geográficas, provocando mortalidades variables y cuya completa epidemiología puede o no estar completamente descrita.
La Resolución Exenta N°2574 de la Subpesca, también incorpora a la lista 1 de crustáceos a la enfermedad de la necrosis hepatopancreática aguda (AHPN) causada por Vibrio parahemolyticus.

Fuente: Salmonexpert Noticias

Fotografía: Archivo Salmonexpert y Archivo Dr. Rubén Avendaño-Herrera.

Realizan modificaciones relativas a vigilancia y control de la caligidosis

Realizan modificaciones relativas a vigilancia y control de la caligidosis

En un comunicado emitido el miércoles 18 de julio, por la división de Acuicultura de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), se informó sobre la publicación en el Diario Oficial la Resolución Exenta N° 2.881 de 2018, del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo que complementa al Programa Sanitario Específico de Vigilancia y Control de la Caligidosis.
Dentro de estas modificaciones se incluye:
– Los tratamientos antiparasitarios con Peróxido de Hidrógeno podrán ser ejecutados tanto dentro como fuera de una ventana de tratamiento oficial.
– El Servicio podrá modificar una ventana de tratamiento frente a acuerdos sostenidos por la totalidad de los titulares de un ACS o extender una ventana en curso frente a solicitudes de un centro de cultivo, en consideración de factores ambientales, logísticos u otro que pudiese afectar el resultado de una terapia.
– Se establece un plazo de 48 horas para el envío del plan de cosecha anticipada en los casos que aplica conforme el Programa.
Para la rotación de principios activos, podrán ser considerados tratamientos no farmacológicos, previa evaluación y autorización del Servicio.
“Todas las medidas establecidas en esta resolución comienzan a regir desde la publicación en el Diario Oficial”, informó la Subpesca.
El texto de la publicación se encuentra disponible en la página web del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca).

Estudio genómico analiza las propiedades de virulencia y resistencia a antibióticos de aislados patogénicos de Renibacterium salmoninarum

Estudio genómico analiza las propiedades de virulencia y resistencia a antibióticos de aislados patogénicos de Renibacterium salmoninarum

El equipo de la Universidad Andrés Bello y línea de Investigación 2 del Centro de Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (INCAR), dirigido por el Dr. Ruben Avendaño-Herrera y el Doctor (c), Jorn Bethke dan luces a nivel genómico de dos aislados de R. salmoninarum denominado “Comparative Genomic Analysis of Two Chilean Renibacterium salmoninarum Isolates and the type strain ATCC 33209T” publicado en Genome Biology and Evolution. “Este estudio es parte de los resultados obtenidos y publicados en los últimos 3 años como productos científicos del FONDECYT 1150695, proyecto que levantó información sobre la estructura poblacional de R. salmoninaron causante de problemas patológicos en Chile y sus principales factores de virulencia distintos a la clásica proteína p57” señaló el investigador.
Precisamente, como parte de la tesis doctoral del Dr(c) Bethke se seleccionaron los aislados chilenos H-2 y DJ2R, ambos causante de BKD en condiciones de cultivo. De hecho, los dos aislados han sido asociado a distintas propiedades de virulencia, por lo que se secuenció cada genoma en búsqueda de los genes y las proteínas implicadas en la virulencia y la patogenicidad. Además, se comparó con la cepa tipo de la especie ATCC 33209T”, comentó el Investigador Principal de la Línea de Investigación Nº 2 del INCAR, Dr. Ruben Avendaño-Herrera.
El análisis del genoma reveló genes relacionados con el ciclo de ácido tricarboxílico, la glucólisis, el transporte de hierro y otras vías metabólicas. Además, los datos indicaron que R. salmoninarum puede tener una variedad de posibles estrategias de virulencia y resistencia a antibióticos, los cuales poseen una alta identidad con bacterias del conocido patógeno bacteriano Mycobacterium,”, añadió el investigador.
El estudio proporciona los primeros conocimientos y pasos iniciales hacia la comprensión de las bases moleculares de la resistencia a antibióticos, los mecanismos de virulencia y la adaptación del húesped /ambiente en dos aislados chilenos de R. salmoninarum. “En este sentido, durante el desarrollo del FONDECYT 1150695 nos hemos preocupado de levantar información relevante en pos de facilitar el desarrollo de medidas preventivas y de tratamiento contra R. salmoninarum en Chile y por qué no aportar en el conocimiento en todo el mundo. Ahora, esperamos colaborar con la industria nacional en el desarrollo de soluciones y lograr mitigar el impacto que el BKD” finalizó el investigador.
Revisa el estudio aquí.

Dra. Doris Soto recomienda monitoreo permanente ante escapes de salmón

Dra. Doris Soto recomienda monitoreo permanente ante escapes de salmón

La Investigadora Principal del Integrative Program del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, Dra. Doris Soto, escribió una columna para la Revista AQUA, sobre la importancia de realizar monitoreo permanente ante los escapes de salmones.
En el texto, la Dra. Soto, quien ha seguido con atención el escape de peces desde el centro de cultivo “Punta Redonda” de la empresa Marine Harvest, ubicado en isla Huar, seno de Reloncaví, región de Los Lagos, señala “hace veintidós años, con un equipo de científicos y estudiantes de la Universidad Austral de Chile (UACh) en Puerto Montt, llevamos acaso el estudio más extenso para monitorear y seguir el destino de los peces escapados desde balsas flotantes en el ambiente marino que se haya realizado (creo que a nivel global). Hicimos esto a través de un proyecto de investigación financiado por el Fondo de Investigación Pesquera (FIP 95-31) después de los escapes masivos de salmón que tuvieron lugar después de eventos climáticos relevantes durante 1994 y 1995. El informe científico está disponible en el sitio web del FIPA y el documento fue publicado en Ecological Monographs.
En ese estudio estimamos que aproximadamente 4 millones de salmones escaparon durante 1994-95. Seguimos a los salmones escapados trabajando en cooperación con pescadores artesanales en seis localidades de pesca artesanal en las regiones de Los Lagos y de Aysén durante un año (trece muestreos en total).
En ese momento, la producción era más o menos uniforme entre la trucha arcoíris, el salmón coho y el salmón Atlántico y las escapes también eran proporcionales. Después de los escapes, los pescadores capturaron salmón de manera muy eficiente y estimamos que la mayoría de los peces escapados fueron capturados dentro de los ocho meses posteriores al inicio del estudio. Una de nuestras predicciones (basada en los resultados del estudio) fue que el salmón Atlántico era menos propenso a establecer poblaciones asilvestradas o convertirse en una amenaza para las especies nativas porque eran capturados fácilmente y no podían sobrevivir y alimentarse bien. Después de 22 años podríamos decir que nuestra predicción fue probablemente correcta al menos hasta ahora, porque no hay informes científicos de poblaciones silvestres (una gran diferencia con el caso del salmón Chinook). Sin embargo, estos hechos no aseguran que el salmón Atlántico no pueda establecer poblaciones silvestres y no nos podemos descuidar, hay que seguir investigando y monitoreando.
Lo mismo está sucediendo ahora. Después de los escapes en isla Huar ha habido muchos botes de pesca y redes de enmalle alrededor del seno de Reloncaví. Mi estimación de lo que veo en Pelluco es que posiblemente las capturas máximas tuvieron lugar una semana después de los escapes. En este momento (doce días después de los escapes) seguimos viendo muchas redes, pero no vemos pescadores capturando ejemplares. Por supuesto, esta puede ser una visión parcial de solo un área del seno de Reloncaví y, por lo tanto, la acción más importante ahora sería diseñar un buen sistema de monitoreo en torno a la pesca artesanal y/o en conjunto con la pesca artesanal para dar seguimiento a esta fuga.
A menudo escuchamos que los pescadores temen por los impactos del salmón en su pesca objetivo, pero hay poca evidencia de impactos reales, ya que normalmente no hay salmones silvestres en el mar (excepto en el caso de un escape masivo como el que hemos experimentado recientemente); si lo hubiera en poblaciones importantes como para tener un impacto, los veríamos también más a menudo en sus capturas. No estoy segura de dónde viene el salmón disponible en los mercados locales (ejemplo Angelmó), pero cuando los examinas normalmente no tienen marcas de redes de enmalle (típico de un salmón pescado con esa técnica, que es la más común).
Como se indicó, en el estudio de investigación mencionado concluimos que los pescadores fueron muy eficientes en la captura de peces escapados y posiblemente sean el mejor seguro para evitar mayores impactos ambientales de una especie potencialmente colonizadora. Sin embargo, para mitigar tales escapes con los pescadores, se requiere que se desarrolle un sistema de transparencia y confianza adecuadas entre la industria del salmón y los pescadores, junto con un control y regulación adecuados por parte del gobierno. Por supuesto, un problema fundamental que debe resolverse es minimizar el uso de pesticidas, productos químicos y antibióticos en la producción de salmón, así como establecer tecnologías que garanticen los tratamientos en sistemas cerrados que se someten a cuidados adicionales y bioseguridad. Estas son responsabilidades fundamentales de la industria.
El monitoreo de la comercialización de los peces también es muy relevante, y para evitar escapes intencionales y robos se podrían utilizar tecnologías innovadoras para reconocer el origen de un salmón vendido en el mercado. En el informe científico de los escapes de 1995, propusimos algunas metodologías, pero hoy en día existen muchas más herramientas (especialmente relacionadas con la genómica) que podrían utilizarse con mayor eficacia. Obviamente se requeriría mayor fiscalización.
En cualquier caso, debe haber un monitoreo permanente de los peces y de la pesca en las áreas de cultivo del salmón y en sitios de referencia o control (sin centros salmonicultores) para mantener un registro continuo de la situación y posibles impactos de la actividad y poder mitigar y remediar a tiempo”.
Descargue aquí el Informe Final FIP 95-31.

Fuente: Revista AQUA.

Foto: Pablo Carrasco, Archivo INCAR.